Blogia
L a P e d r @ d a

¡Finalmente atrapamos a nuestro Frankestein!

¡Finalmente atrapamos a nuestro Frankestein! Michael Moore.
Traducido para Rebelión por Andrés Capelán

¡Gracias a Dios Sadán está finalmente de nuevo en manos estadounidenses! Realmente debe de habernos extrañado. ¡Hombre, que realmente lucía mal! Pero, por lo menos obtuvo un examen odontológico gratuito. Eso es algo a lo que muchos estadounidenses no pueden acceder.

A Estados Unidos le solía gustar Sadán. AMÁBAMOS a Sadán. Lo financiamos. Lo armamos. Lo ayudamos a gasear a las tropas iraníes.

Pero luego se dió vuelta. Invadió a la dictadura de Kuwait y, haciendo eso, hizo la peor cosa que se pueda imaginar, amenazó a un amigo mucho más amigo de nosotros: la dictadura de Arabia Saudita, y sus vastas reservas de petróleo. Los Bush y la familia real saudita eran y son socios cercanos en sus negocios, y Sadán, allá en 1990, cometió un despropósito real llegando demasiado cerca de sus lujosos bienes. Las cosas fueron cuesta abajo para Sadán desde entonces.

Pero no siempre fue así. Sadán era nuestro buen amigo y alidado. Apoyamos su régimen. No era la primera vez que hemos ayudado a un asesino. Nos gustaba jugar al Doctor Frankenstein. Creamos un montón de monstruos -el Sha en Irán, Somoza en Nicaragüa, Pinochet en Chile- y luego mostramos ignorancia o sorpresa cuando ellos corrían enloquecidos y masacraban gente. Nos gustaba Sadán porque quería pelearle al Ayatolah Komeini. Entonces nos aseguramos de que tuviera miles de millones de dólares para comprar armas. Armas de destrucción masivas. Es así, él las tenía. Deberíamos saberlo: ¡nosotros se las dimos!

Permitimos y estimulamos a las empresas estadounidenses a hacer negocios con Sadán en los años 80. Así fue como consiguió agentes químicos y biológicos para usarlos en sus armas químicas y biológicas. Aquí está la lista de parte del material que le enviamos, de acuerdo a un informe del Senado de 1994:

* Bacillus Anthracis, causante del anthrax.

* Clostridium Botulinum, una fuente de la toxina del botulismo.

* Histoplasma Capsulatam, causa de una enfermedad que ataca los pulmones, el cerebro, la médula ósea y el corazón.

* Brucella Melitensis, una bacteria que puede dañar los órganos más importantes.

* Clostridium Perfringens, una bactgeria altamente tóxica que causa enfermedades sistémicas.

* Clostridium tetani, una sustancia altamente toxigenica..

Y aquí están algunas de las empresas estadounidenses que ayudaron a impulsar a Sadam haciendo negocios con él: AT&T, Bechtel, Caterpillar, Dow Chemical, Dupont, Kodak, Hewlett-Packard, e IBM. La lista completa de las compañías y la descripción de cómo ayudaron a Sadán se encuentra en:
http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB82/

Nosotros fuimos tan piolas con el querido y viejo Sadán que decidimos porveerle nuestras imágenes satelitales para que pudiera localizar donde estaban las tropas iraníes. Sabíamos muy pero muy bien cómo usaría esa información, y seguramente, tan pronto como le mandamos las fotos de los satélites espías, gaseó esas tropas. Y nos quedamos callados. Porque era nuestro amigo, y los iraníes eran el "enemigo.! Un año luego de su primer ataque con gas a los iraníes, restablecimos completas relaciones diplomáticas con él.

Más tarde gaseó a su propio pueblo, los kurdos. Ustedes pensarán que eso nos obligó a terminar nuestra asociación con él. El Congreso trató de imponer sanciones económicas a Sadán, pero la Casa Blanca de Ronald Reagan rápidamente rechazó la idea. No iban a dejar que nadie descarrilara a su buen compadre Sadám. Teníamos un festival de amor virtual con este Frankenstein que (en parte) creamos.

Y, al igual que el monstruo de Frankenstein mítico, Sadán eventualmente quedó fuera de control. No quizo más hacer lo que le ordenaba su maestro. Sadán tenía que ser capturado. Y ahora que ha sido devuelto del páramo, tal vez tendrá algo que decir acerca de sus creadores. Tal vez podremos aprender algo... intersante. Tal vez Donald Rumsfeld pueda sonreír mientras estrecha la mano de Sadán de nuevo. Tal como lo hizo cuando lo fue a visitar en 1983. (ver esa foto en: http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB82/

Tal vez nunca hubiéramos estado en la situación en que nos hallamos si Rumsfeld, Bush padre, y companía, no hubieran estado tan exitados con su amistos monstruo del desierte en los años 80.

A todo esto: ¿Alguien sabe donde está el tipo que mató a 3.000 personas el 11 de Setiembre? ¿Nuestro otro Frankenstein? Demasiados pequeños monstruos nuestros, muy poco tiempo antes de la próxima elección...

Candidatos Demócratas: manténgase fuertes. Estos bastardos nos mandaron a la guerra con una mentira, la masacre no se detendrá, el mundo árabe nos odia con fervor, y pagaremos por eso con nuestros bolsillos en los años próximos. Nada que haya pasado hoy (o en los últimos nueve meses) ha hecho que estemos siquiera UN POQUITO más seguros en nuestro mundo post-9 de setiembre. Sadán nunca fue una amenaza a nuestra seguridad nacional. Fue nuestro deseo de jugar al Dr. Frankenstein el que nos condenó a muerte a todos.

Michael Moore
mmflint@aol.com
www.michaelmoore.com

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres